Blogia
marcopozo

Julio 2006, Londres

Londres es sin duda una gran ciudad que a partir de ahora añado a mis favoritas. Cosmopolita, limpia y moderna. Turísticamente es impresionante por la gran cantidad de edificios y monumentos de interés, bellos y bien conservados. En ella se puede encontrar de todo y para mi tiene un encanto especial.

Llegar a Londres fue una odisea ya que un incendio en la Ronda de Dalt nos hizo llegar tarde al aeropuerto de Girona y perder nuestro avión a Stansted. No sin cierto sentimiento de estafa, llegamos dos minutos tarde al check-in y el avión anunció su embarque con casi una hora de retraso, compramos nuevos billetes para el siguiente vuelo disponible, esta vez a Luton, que salía dos horas más tarde. La espera se hizo más llevadera gracias a unas mirindas de litro.

El vuelo trascurrió sin problemas y desde Luton nos desplazamos a Victoria Station en autobús. A nuestra llegada al centro de Londres comimos unos pasteles de carne y cogimos un taxi hasta el hotel, que se encontraba a unas tres millas.

 

El hotel estaba ubicado enfrente del Clapham Common, en su lado norte y estaba en una finca rústica. Por dentro bastante discreto pero limpio.


Turismo


Al día siguiente, después de hacernos con un Day-pass, el transporte es realmente caro en Londres, nos dirigimos al centro para hacer un recorrido turístico que nos llevase por lo más destacado de la ciudad. Pronto me di cuenta que a diferencia de otras ciudades, unas pocas horas no bastan para visitar Londres.

 

 


Marco Pozo llamando por teléfono

El recorrido empezó en Picadilly Circus y siguió por Trafalgar Square y la National Gallery recorriendo también Leicester Square y pasando por St. Martin in the Fields. Poco a poco nos acercábamos a quizá los más famoso de Londres, la Torre del Reloj del Parlamento y su famosa campana Big Ben.

Desde el puente de Wetsminster se tienen algunas de las mejores vistas del Parlamento y del complejo del Milenio con su espectacular noria. Es interesante cruzarlo ya que desde la otra ribera es desde donde podremos observar todo el Parlamento al completo. Desandando parte del camino nos dirigimos a la Abadía de Wetsminster, aunque no entramos a visitarla debido al elevado precio de las entradas. Los pies empezaban a estar fatigados de modo que la necesidad de tomar unas pintas era imperiosa.

Superman está en Londres

Hablando de pintas, a las nuestras habituales había que añadir la presencia de Superman que no quiso perderse a la Gloriosa en Londres y vino volando desde Nou Barris. Si habitualmente la tuna es objeto de numerosas fotos por parte de los turistas con los que coincide doquiera que vaya en esta ocasión se multiplicaron los flashes de manera espectacular.


La Gloriosa y Superman recortados frente al Parlamento.
De izquierda a derecha: Atapuerco, Duchas,
Chandal, Francu y yo.

Hasta aquí la primera parte del viaje a Londres. En la segunda parte hablaré del resto de Londres turístico, del parche y de las fiestas…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Francu -

Fue un placer poder acompañarte en este viaje. Que grandes recuerdos...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres